Horario de salida: 10:00

Itinerario:
Salida desde la Marina de San Antonio, rumbo hacía el sur cruzando las islas de Es Vedrá y Es Vedranel, una hora de navegación llegando al islote del Espalmador por la primera parada en la Bahia de Sa Torreta. Esa preciosa y desierta cala se encuentra en la parte Norte de la Isla del Espalmador. La isla forma parte desde el año 1980 del Parque de las Salinas de Ibiza y Formentera. Sa Torreta es una cala con forma de Bahía y un islote enfrente, cala de arena fina y aguas cristalinas que se accede exclusivamente en embarcación. La playa del islote es refugio de aves y de tortugas marinas. Después un merecido descanso y un baño en las aguas quetas de la bahía, después 10 minutos de navegación se alcanza la bahía principal de la Isla Espalmador, parando en la playa principal del Espalmador, que presume de ser uno de los secretos mejor guardados del Mediterráneo. La isla está pobladas por un excepcional riqueza biológica, entre las cuales destacan aves marinas como el chorlitejo patinegro, la cigüeñuela y el tarro blanco. La parada se efectúa en la playa S’Alga situada al oeste. Con forma de medialuna conserva las perfectas dunas hasta las que casi llegan las sabinas para poner su toque de color naturaleza. Gracias a un corredor dedicado se puede desembarcar por una parada de aproximadamente 2 horas.  Después haber disfrutado de las aguas multicolores del Espalmador, la siguiente parada es Ses Illetes. La Playa de Ses Illetes se encuentra al norte de la isla en el Parque Natural de Ses Salines y está considerada por algunos  la mejor playa de España y una de las mejores playas del mundo en los rankings que se realizan cada año a nivel mundial. Posee una larguísima lengua de arena fina y blanca, así como un rico ecosistema submarino y un bellísimo entorno natural, la playa ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Esta playa es todo un emblema de la isla y es habitualmente re-nombrada por muchos como “el Caribe Mediterráneo”, la Playa de Ses Illetes es famosa por la blancura de su arena y las tonalidades azul turquesa de sus aguas, es la imagen es de auténtico paraíso. Esas aguas son especialmente cristalinas gracias al gran bosque de posidonia de sus fondos marinos que purifican el agua siendo el hábitat perfecto para muchas especies marinas.

Ultima parada es la Bahía de la Playa de Cala Saona,  donde hay una bahía con hermosas casitas de varadero de los pescadores con las típicas rampas para descender las típicas embarcaciones baleares, los “llauts“.Cala Saona cuenta con la particularidad de ser la única playa en la parte oeste de la isla, además de ser una  de las mejores para disfrutar el atardecer. En la Bahía de Cala Saona se puede hacer snorkeling, o disfrutar del ambiente relajado que esa cala ofrece.

La salida por la vuelta es 2 horas antes de la puesta del sol. Tiempo de navegación por la vuelta, alrededor 1 hora. En el recorrido de vuelta en mar adentro es frecuente recibir la visita de colonias de delfines en la zona de Es Vedrá.